Un artículo para compartir: Ni tú eres para tanto ni yo para tan poco

frases_walter_riso_es_preferible_la_dignidad_digna_y_sin_conflicto_relaci_n_incompleta

Encontré este texto en el fan page de Coahing para Mujeres en Facebook. Dije cuando lo compartí que lo iba a colocar en mi blog, porque no tiene desperdicios. Es una verdad tan grande que debe ser gritada a los 4 vientos. Yo me siempre digo que “me formé” en temas de amor leyendo a Walter Riso, por eso quise colocar una frase de él al principio de esta entrada.

Ni tú eres para tanto ni yo para tan poco

No se trata de menospreciar. Cuando expresamos en voz alta eso de “ni tú eres para tanto ni yo soy para tan poco”, no estamos infravalorando a la otra persona. Estamos hablando de un juego de fuerzas donde alguien está perdiendo.

Amar supone construir una relación significativa y enriquecedora donde cada esfuerzo se ve recompensado. Damos y recibimos lo que merecemos, y eso, es algo que se hace con libertad y autenticidad.

En el momento en que uno de los dos ejerce ese poder donde todo debe girar según sus necesidades, aparecen las carencias. Jamás debes conformarte con poco, porque el amor no se mide en cantidades sino en felicidad y en correspondencia.

Hay quien a menudo le expresa a su pareja la idea de que él o ella “lo merece todo”. Y sin duda será así, porque amar es desear todo lo mejor para ese ser que habita en nuestro corazón. Lo daríamos todo por nuestra pareja.

Ahora bien, no es adecuado ni saludable aferrarnos emocionalmente a la otra persona hasta el punto de desvanecer nuestra propia integridad. Nadie es para tanto como para que tú, te quedes con tan poco. 

Te invitamos a pensar en ello.

No te conformes con poco ni tampoco lo quieras todo

A menudo, en nuestras relaciones afectivas solemos caer en esas ideas del todo o nada. Son uniones basadas en una dedicación absoluta, donde no caben las intereses personales, un amor que no quiere términos medios y que se complace solo con los extremos.

La vida no es un todo un nada, y  tampoco lo son las relaciones afectivas. Hay espacios propios que respetar y diferencias que aceptar. La complicidad son pactos cotidianos sin utimatums, es un amor que respeta y acepta alejado de los juegos de poder
  • Ninguno de los dos lo merecemos todo de la otra persona, porque tenemos derecho también a disponer de nuestros rincones propios. A cultivar nuestra individualidad, y ese crecimiento personal que se consigue con las elecciones propias, sin el control que en ocasiones algunas parejas ejercen sobre sus cónyuges.
  • A veces, el llamado “amor romántico” es el que populariza esta idea de las relaciones del todo o nada. Son parejas que entienden el amor como control, como posesión personal. Ahí donde los celos son parte de la relación.
  • No debemos aspirar a tenerlo todo de la otra persona. Nadie es poseedor de una vida ajena por mucho que la ame, se trata simplemente de una reciprocidad, de una unión basada en una elección de dos personas maduras que buscan construir “vida en común”.

No te conformes con poco. No hay medios amores ni amores de hoy te quiero pero mañana he de pensarlo. Vivir en la incerteza afectiva genera sufrimiento. Y vivir en una relación donde uno está por encima del otro, cincela carencias en nuestro corazón.

Yo quiero ser para ti lo que tú eres para mi

Ahí estaría la auténtica esencia, la verdad más plena y saludable. Yo quiero ser para ti lo que tú eres para mi. Y en efecto, sabemos que conseguir esto es en ocasiones muy difícil, que es algo a lo que todos aspiramos.

Quiero un amor basado en la reciprocidad, donde nada me sepa a poco. Donde mi dedicación y afecto sea correspondido, donde mi presencia reconocida, mi voz escuchada, y mi persona tan amada como la tuya lo es a mi corazón.

Es posible que todos estos conceptos te sean complicados de conseguir y que lo veas más como una aspiración que como una realidad. Ahora bien, no hay esperanza que la mente no sueñe y que nuestras emociones anhelen, por ello te invitamos a reflexionar en estas ideas:

– Antes de obsesionarte en buscar una persona que te complemente, o que sea capaz de llenar tus carencias, procura convertirte en aquello que deseas encontrar.

Sana tus heridas, encuentra tu equilibrio y sé artífice de tu propia vida para poder ser esa persona que sabe ser feliz con sigo misma, y a su vez, hacer feliz a los demás.

Evita esos apegos poco saludables donde aferrarte de forma ciega a alguien. No dejes que tu felicidad dependa de los caprichos o cambios de humor de la otra persona.

– Nadie merece que lo amen mal, a ratos, con los ojos cerrados o a extremos del hoy te lo doy todo y mañana solo un poco.

Mereces un amor maduro y consciente anudado en esfuerzo cotidiano e hilado en un cariño que sabe de detalles, que sabe de reciprocidad.

http://lamenteesmaravillosa.com/tanto-tan-poco/

Anuncios

“El golpe avisa”

image

No hay que ser un genio de la literatura. Para trascender con las palabras solo hay que decirlas claramente y sin apegos a qué o quién dirá algo sobre ti. Así pasó con estas palabras de una figura muy importante del medio artístico de mi país, que en paz descanse: Don Yaqui Núñez Del Risco.

A veces vivimos momentos dolorosos, difíciles, tormentosos, pero debemos tener la suficiente entereza, coraje y fe para esperar que pase el temporal y baje la marea.

Puedes emitir los juicios que entiendas sobre otras personas, porque en el momento solo estas pensando en ti, en tu corazón y en tu condición. Dejas de lado las razones por las que la otra persona hizo, dijo o tomó tal o cual decisión.

De mi parte, a quien es calumniado, criticado o en contra de su persona otros se dedican a emitir juicios sin conocer el trasfondo del asunto, llevándose solamente de su momento y su pensar, solo les puedo recomendar que guarden silencio.

El silencio tiene el beneficio principal de que ves pasar delante de ti todas las emociones del otro mientras armas tu estrategia de respuesta. Observar como si se estuviera mirando desde fuera las escenas de tu vida, te dará la ventaja de analizar todo el contexto y prepararte para sostener una conversación con altura y distinción el día que tu atacante principal quiera agredirte en público o hablar de ti con personas que pudieran cerrar puertas para tu desarrollo.

Solo hay que dar tiempo al tiempo. Hay uno que todo lo ve. La justicia tarda pero llega. Decía una maestra de primaria en mi colegio: “El golpe avisa”.

Hasta la próxima.

Sacrificio versus Esfuerzo

image

La palabra Sacrificio tiene dos definiciones de acuerdo a Google: 1) Ofrenda hecha a una divinidad en señal de reconocimiento u obediencia, o para pedir un favor. Y 2) Esfuerzo, pena, acción o trabajo que una persona se impone a sí misma por conseguir o merecer algo o para beneficiar a alguien. Entiendo que nada, fuera de quien es Dios, merece sacrificio. Y no creo que Dios esté de acuerdo en que te sacrifiques tanto que llegue a ser doloroso para ti. Por tanto, sacrificio no debe ser una palabra que uses constantemente. No estoy de acuerdo en que para conseguir lo que deseas debes sacrificarte. Elijo mejor esforzarme.

Esfuerzo, aunque en la definición anterior de sacrificio se encuentre esta palabra, Google la define como: 1) Acción de emplear gran fuerza física o moral con algún fin determinado. Y 2) Actitud de la persona que se esfuerza física o moralmente por algo.

Insisto: prefiero el esfuerzo constante.

Volviendo a la palabra Sacrificio, me opongo rotundamente a sacrificar todo por cuanto he luchado, simplemente por estar acorde al qué dirán, a la complacencia de los demás, perdiendo mi propia esencia, mi norte y las prioridades que tracé para mi futuro, a costa de quedar bien con quien (cuando un día me desaparezca de su mapa) olvidará pronto quien soy, lo que hice o lo que fui.

Dicen que nadie es indispensable para vivir, ni siquiera los gemelos que llegan juntos a este mundo son indispensables el uno para el otro.

Indispensable es vivir, y vivir bien. No vivir a medias, ni pasarse la vida intentando vivir. Ya en otro artículo de este blog había escrito sobre la palabra “intento”. Intentar no es conseguir.

Dicen que habemos personas idealistas, soñadoras, que creemos que el mundo es nuestro y que todo es posible. ¡Pues si! A mi déjeme del lado de los soñadores, de los que no se conforman, de los que se niegan a vivir en crisis permanente de cualquier tipo. A mi, déjeme con mis sueños e ideales, porque con eso me mantengo viva.

No voy a descansar hasta encontrar ese punto de equilibrio en mi vida. Si, usted está en todo su derecho de pensar que es un “sueño” vivir la vida mis sueños, valga la redundancia. Sin embargo, prefiero no desmayar mientras persigo la vida que quiero tener, y no quedarme en el extremo de los que dicen “esta es la vida que me tocó”.

Si usted no está de acuerdo en lo que digo, quédese del lado de los que se conforman con tener los resultados de una “vida a medias”.

Espero que mi pasión por vivir, haya tocado alguna fibra suya y se mueva a caminar conmigo de este lado, del lado de los que creen que las cosas sí son posibles.

¡Hasta la próxima!

“Las amigas curan”

image

Hay un texto que habla del poder terapéutico que tienen las amigas. Hace unos días una persona me decía “tus amigas son todas falsas” a lo que de inmediato contesté: “Mis amigas son personas, y las personas tienen defectos, y así las quiero”. No me gusta criticar si has sido o no has sido la mejor amiga del mundo. La verdad es que yo tampoco lo soy y si así me quieres, mejor aún.

En estos días, entre las prisas del día a día, la vida me presentó ciertas señales en el camino. Estas señales me indicaban que era momento de contactar a ciertas amigas y hasta un par de amigos, para saber de ellos. En cada contacto entendí que hay que hacer un alto en el camino y salir al encuentro de ese amigo o amiga que el corazón te está indicando. A unos les di explicaciones breves de la situación actual de mi vida. Merecían saber que mi distancia no tenía nada que ver con ellos. A veces tienes situaciones en las que la vida te cambia de un momento a otro y ni siquiera tienes tiempo de entender los por qué. Sin embargo, los amigos no están para cuestionar los por qué sino para intervenir en tu vida y ayudarte a sobrellevar los ¿cómo?.

Un amigo que te aprecia, a sinceridad, aunque no te vea, aunque tengan mucho tiempo sin saber el uno del otro, entenderá sin crítica las razones por las que has mantenido distancia. Y el reencuentro con esa persona no estara manchado de reproches sino más bien de apoyo.

Las señales de esta semana fueron tan evidentes que hasta en un “tapón” como le decimos en mi país al tránsito de vehículos lentamente, a primera hora de la mañana, una gran amiga me saludó y hablamos de “carro a carro”. Ahí dijimos que no podemos esperar más para reunirnos y hablar.

Ya empecé a reunirme con personas que tenía pendiente. Y el resultado fueron buenas decisiones posteriores. La semana que viene ya estaré rindiendo cuentas con un par de grupos de amigas, aunque algunas personas piensen que es tiempo que le resto a mis hijos, mamá también necesita estos momentos. Recordar historias y ponernos al día es un proceso terapéutico y que no conlleva grandes inversiones monetarias.
Al contrario, un par de cafés y un par de horas de conversación, no tienen precio.

Al colocar el título de esta entrada, recordé un texto que hablaba de que las amigas curan. Aquí te lo comparto:

Un estudio publicado por la Universidad de Los Ángeles, California, indica que la amistad entre mujeres es verdaderamente especial. Se descubrió que las amigas contribuyen al fortalecimiento de la identidad y protección de nuestro futuro. Constituyen un remanso en medio del mundo real lleno de tempestades y obstáculos.

Las amigas nos ayudan a llenar los vacíos emocionales de nuestras relaciones con los hombres y nos ayudan a recordar quienes somos realmente. Después de 50 años de investigaciones, se identificó que existen sustancias químicas producidas por el cerebro que ayudan a crear y mantener lazos de amistad entre las mujeres.

Los investigadores, hombres en su mayoría, se sorprendieron con los resultados de los estudios. Cuando la hormona OXITOCINA es liberada como parte de la reacción de las mujeres frente al estrés, ellas sienten la necesidad de proteger a sus hijos y de agruparse con otras mujeres; cuando pasa eso, se produce una cantidad aún mayor de oxitocina, que reduce el estrés más agudo y provoca un efecto calmante.

Estas reacciones no aparecen entre los miembros del sexo masculino porque la testosterona que los hombres producen en altas cantidades, tiende a neutralizar los efectos de la oxitocina; mientras que los estrógenos femeninos aumentan la producción de esta hormona.

Después de repetidos estudios, se demostró que los lazos emocionales existentes entre las mujeres que son amigas verdaderas y leales, contribuyen para una reducción de riesgos de enfermedades ligadas a la presión arterial y colesterol. Se cree que ésta puede ser una de las razones de que las mujeres vivan generalmente más que los hombres. Las mujeres que no establecen relaciones de amistad con otras mujeres, no muestran los mismos resultados en su salud.

Así que tener amigas nos ayuda no solamente a vivir más, sino también a vivir mejor. El estudio sobre la salud indica que cuantas más amigas tenga una mujer, mayor es la probabilidad de que llegue a vieja sin problemas físicos y llevando una vida plena y saludable.

En este mismo estudio se observó también cómo las mujeres superan los momentos críticos (como la muerte del cónyuge ó de los padres) y se percibió que las mujeres que pueden confiar en sus amigas reaccionan sin enfermedades graves y se recuperan en un lapso menor que aquéllas que no tienen en quien confiar. El estudio concluyó que la amistad entre las mujeres constituye una fuente de fuerza, bienestar, alegría y salud.

¡Qué vivan las amigas!

¡¡QUERIDAS AMIGAS POR ESTO Y POR TANTAS COSAS MÁS: GRACIAS!!

Bendiciones en Abundancia sobre sus vidas……….

Sea cual sea el defecto que tienen tus amigos, te invito a poner en práctica dos frases que escuché en una charla esta semana: “Desde que intento amar lo que me rodea, tal como es, vivo feliz.” “El verdadero motivo de las relaciones con los demás es la libertad. Eres libre de amarme y soy libre de amarte.”

Hasta la próxima.

¿Cómo sabes que maduraste?

image

Mucho se habla de lo que es una mujer madura, y se compara con mujer sabia, mujer inteligente, etcétera, etcétera…

Para mí, es algo muy personal. Solo puedo escribir lo que en verdad siento que ha cambiado en mi, y esto me hace entender que de una u otra manera maduré. A golpes de la vida o a lecciones bien aprendidas, pero el hecho es que debemos hacer revisión de los ciclos que atravesamos y pasar balance versus la lista de cosas que definimos como parte de “nuestra mejor versión”.

Sé que he madurado porque:

* No espero que me devuelvan los favores realizados. Los hago porque me parece que la beneficiada desde el inicio soy yo.
* Entendí lo importante de obviar opiniones, gustos y sugerencias de otros. Solo yo tengo el derecho y la capacidad de definir lo que es mejor para mi vida o la de mis hijos.
* No me preocupa que “estallen bombas”,  es decir, no me preocupa que las verdades a medias salgan a la luz y se desnudan frente al mundo. Solo pienso “lo que tenga que ser, será”.
* Asumí la responsabilidad por mi propio futuro. No pretendo estar a expensas de nadie para diseñar lo que quiero para mi vida.
* El desapego y la resiliencia son mis mejores banderas. Vivir con desapego es entender que la gente no te pertenece. La resiliencia te permite enfrentar las situaciones no importa de qué color vengan pintadas.
* Reconozco que todo lo que hoy soy es gracias al aprendizaje del pasado.  Como dijo Steve Jobs en el discurso de Stanford, hay que saber “unir los puntos del futuro con los puntos del pasado”. Arturo Orantes dijo: “Del pasado experiencia, del futuro inspiración”
* Madurez implica dejar que las cosas sucedan, como tengan que suceder, y con las consecuencias que dejen a su paso. Con lo que quede, decido hacer lo mejor que tengo en mente.

Estas son sólo reflexiones, cosas que me pasan por la mente y necesito depositarlas en algún lugar.

Hasta la próxima.