Cuando la independencia es tu bandera de libertad

image

La libertad es un asunto que ha sido discutido ampliamente. Países han estado en guerra precisamente para lograr ser independientes de la dominación extranjera. La libertad es un estado que queremos alcanzar aún estemos atados a otras personas, situaciones o lugares.

En mi caso particular, suelo ser tan libre que puedo parecer una persona desobediente, que no acato las reglas de los demás, sin embargo, considero que cada persona es libre de elegir cómo dirige la orquesta que es su vida. Yo dirijo la mía como entiendo, siempre calculando el impacto en mi futuro, a largo plazo.

Por ejemplo, si acepto reunirme con una persona para pasar un momento agradable, lo pienso como un momento muy mío. Es decir, si la persona decide en último momento no asistir por su propia voluntad (no porque se le haya presentado algún inconveniente), yo asimilo el momento pensando como una frase que leí hace tiempo y que tengo en mi escritorio: “Todo lo que ES en este momento,  lo ES porque no puede ser de otra manera”. Así,  inclino mis pensamientos y dejo a un lado la queja porque las cosas no salieron como yo lo esperaba. Así, si la persona llega o no llega, yo trato de disfrutar el momento haciéndolo un espacio mío.

La verdad es que este aprendizaje se lo debo también a un grupo de personas creyentes en la corriente  sistémica, de creer en que sí existen fuerzas como Dios y el universo que conspiran para que las cosas sean de tal o cual manera. Esto, sin duda,  ha hecho que yo madure mucho y aprenda a aceptar cuando las cosas no son como yo quiero que sean.

La independencia no tiene que ver con si tienes cadenas físicas o no. Tiene que ver con la decisión de ejercer independencia para con tus deseos, tus decisiones, tu vida en general. Si entiendes que liberarte de algo que te aprisiona te va a haber sentir feliz, es el momento de tomar la decisión definitiva.

Solo te recomiendo que tomes la decisión basado(a) en tu resultado y que tu resultado no esté atado a las promesas de otras personas. Decide por ti.

Al final, solo tú cargarás con las consecuencias de tu decisión de libertad.

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s