¿Qué ingredientes tiene tu felicidad?

2002_3_8_170_23_OPLExisten días en que todos los mensajes se alinean en un mismo tema. Todo lo que lees, lo que ves, lo que escuchas tiene que ver con lo mismo. En estos días los mensajes que me han llegado tienen que ver con la palabra Felicidad.

Al igual que pienso con el tema del “éxito”, entiendo que la felicidad para cada quien debe tener una definición diferente en cada persona.

Ayer recibí un mensaje sobre un taller (capacitación) llamado Hapiness Program, enfocado al tema de vivir sin estrés y ser feliz. En otro lugar vi un texto que hablaba de que en Facebook todo el mundo da a entender que tiene una vida feliz y perfecta. Por otro lado vi una foto de una persona que conozco a la cual se le ha preguntado varias veces si es feliz y la persona no sabe bien qué debe contestar, alegando que sí es feliz pero en su día a día no les ves esa sonrisa sincera y abierta que le vi en esa foto. Por otro lado leí un artículo que comentaba que un ejecutivo del sector finanzas lo abandonó todo para dedicarse a pasear perros en Noruega. El artículo se llama “El solía trabajar en finanzas. Hoy pasea perros en Noruega y se declara más feliz que nunca”. La pregunta que iniciaba el artículo era: “¿Qué pasa si lo dejo todo y decido dar un giro radical a mi vida?” La respuesta se encontraba en un video motivacional de esta persona que “lo dejó todo”.

Y yo me pregunto: ¿Hasta qué punto estás regalando los instantes de felicidad de tu vida para hacer lo que los demás desean que hagas, porque es lo que manda la regla social? Dicen que de “cuerdo y loco” todos tenemos un poco. Prefiero que me llamen loca porque las cosas están organizadas en mi cabeza como yo las veo, no como el resto del mundo las ve. Mi norte está definido. Esa búsqueda de esencia y norte en la vida que muchas personas no encuentran, ya yo la identifiqué y me siento feliz del descubrimiento.

¿Quién dicta las reglas de tu felicidad? Nadie debe hacerlo. Lo que es único y especial para ti, no debe ser descrito por alguien más. A veces me entero de personas que han tenido que tomar decisiones que cambian el rumbo de su vida en un instante. En particular, yo no lo temo a los cambios. La marea sube y baja y el tiempo ha sido capaz de demostrar que todo pasa por alguna razón y que a las coincidencias es mejor llamarlas “Dioscidencias” porque al final siempre te das cuenta de que tuviste que sacar lo mejor de ti para seguir adelante y sólo Dios sabe por qué te colocó en esa posición.

Prefiero entender la vida desde un punto de vista práctico y vivir cada momento cómo lo soñé, a que después de muchos años me esté arrepintiendo porque no me atreví a cambiar el escenario por miedo o por conformarme con el estatus del momento. A veces, el que te quemen los barcos no es tan malo como parece porque te coloca en una situación donde “resolver”el problema es tu única opción.

Y tú, ¿qué ingredientes componen tu felicidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s