Aquello que me quita el sueño…

No sólo son mis hijos (directamente).

Un profesor de mi maestría comentó un día: “aquello por lo que te desvelas y te quita el sueño, por eso debes luchar. Cuando las ideas que tienes en tu cabeza te roben la posibilidad de dormir, ese es precisamente el sueño que tienes que llevar a la realidad. Levántate, toma papel y lápiz y escribe todo lo que tengas en la cabeza, así sean ideas absurdas (según tu) o ideas sin sentido. Y aquí estoy, 4:48am, después de darle leche a mi hijo recién nacido y dejarlo dormido nuevamente, me invade este deseo tan fuerte de escribir.

La razón por la cual mi cerebro anda “descontrolado” es porque estuve participando en el primer Congreso Internacional de Coaching que se celebra en mi país, República Dominicana. Los temas del congreso apuntaban a tres ejes centrales: Ser, Perspectivas y Transformación. Estos puntos fueron abarcados por los expositores exitosamente. En mi caso, fui tocada muy fuertemente con la charla de la señora Norma Alonso, educadora, coach y escritora de libros referentes a la revolución educativa que es necesario que adoptemos en el mundo.

Para mi sorpresa, ahora que reviso las notas que tomé en cada conferencia, a pesar de que escribo muchísimo, en el tema de la señora Alonso no tengo muchas notas que revisar. La razón es sencilla: lo que me dio a conocer esta expositora tiene que ver con esas ideas locas y sueltas que he tenido desde hace un tiempo en mi cabeza. Ella explicaba que la escuela tiene una gran necesidad de educar para la vida. Su experiencia de parálisis en todo el cuerpo le enseñó que, al momento en que la vida te presenta una crisis, tus títulos, tu estatus social y todo lo que tu “ego” se ha ocupado de “hacer y tener”, en este momento de crisis no te sirve de nada. Es el momento de demostrar que tu Ser puede salir adelante sin “poder hacer” o “poder tener”. La escuela  y la educación de los pueblos necesita revolucionarse para educar en cómo saber vivir; cómo afrontar las crisis, el desempleo, las situaciones sociales y familiares.

“El núcleo del aprendizaje es la relación” y si no enseñamos a nuestros hijos a relacionarse e interactuar con su entorno seguiremos preparando hijos e hijas para la guerra.  ¿Qué? ¿Para la guerra? ¡No puede ser! Si yo a mis hijos lo que trato es de evitarles las caricaturas en la televisión que son violentas, no les compro juegos que fomenten la violencia, etcétera, etcétera… Exacto, estamos controlando las cosas externas con las que nuestros hijos se rozan. Sin embargo, en esta magistral conferencia de la señora Norma Alonso, la frase que provocó en mí esta revolución de pensamiento, que viene a completar mis ideas sueltas (aquellas que me quitan el sueño) acerca de la crianza y la necesidad de trasmitir mensajes a las escuelas y colegios de mi país, fue esta:

Guerras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s