Visión de la Familia

Imagen tomada de http://www.pinterest.com/feun/citas-sobre-competencias-y-salidas-profesionales/

La semana pasada participé en un encuentro para padres organizado por la comunidad Nuestros Hijos RD.  Se trataba de una charla impartida por el Señor Javier Valdez. El tema se llamaba “Familias Extraordinarias”.

En la charla se hablaba, en primer lugar, de que cada familia debe tener un norte, un objetivo común qué perseguir como familia. Como soy Coach, las preguntas necesariamente me colocan en una posición reflexiva. Una de las preguntas que más me llegó decía algo así: “¿De qué te sirve correr solo o sola con tu visión si al final del camino eres parte de un equipo que es tu familia?” Esta pregunta me puso a pensar: ¿Cuántas veces queremos dirigir (como mujeres y madres al fin), es decir, llevar las riendas de la casa, de los niños, del marido, de la niñera, etc.? ¿Por qué asumimos este papel protagónico las mujeres y nos llevamos todas las maletas sobre nuestros hombros? ¿Será que cansancio y agotamiento son palabras que no podemos mencionar? ¿Será que nuestra pareja no se da cuenta exactamente de que nos cansamos de llevar nuestra visión adelante, como caballos que no miran hacia los lados y que nos gustaría expresar hacia donde queremos ir y que nos acompañen en el camino? En ese mismo instante, como si estuviera dentro de mi cabeza, el conferencista interrumpió mis pensamientos con una pregunta bien sencilla: “¿alguien en el público que desee hacer alguna pregunta antes de continuar con mi exposición?” Yo, como por arte de magia, levanté mi mano (cosa que casi nunca hago en charlas breves) y pregunté: ¿Qué pasa cuando las mujeres tenemos esta “visión” tan clara, que “entendemos y vemos” claramente hacia dónde queremos llevar a nuestras familias y la persona que te acompaña no entiende exactamente cuáles son esas prioridades que has trazado para el futuro familiar? Su respuesta no se hizo esperar y, lo que me explicó, realmente cambio mi forma de visualizar mi visión (valga la redundancia). Sus palabras fueron claras, precisas y muy atinadas, pero sobre todo basadas en la Biblia, y yo como soy creyente, me dejé llevar por esta danza de palabras que me devolvían esperanzas perdidas. Me dijo: “Con SABIDURÍA. La mujer sabia edifica su casa. Lleva TU visión a ser la visión de los DOS, la visión del matrimonio; y que haya un punto medio entre los dos, de negociación, para lograr la visión de la familia”. Para mí, fue palabra de Dios.

Más adelante, el Sr. Valdez expuso una frase en la pantalla, de la autoría de Michael Jordan, que dice “El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos” Ahí quedaron mis dudas despejadas, por completo.

Las separaciones de parejas tienen mucho que ver con las tantas veces que decidimos tirar la toalla. Sin embargo, soy de las que pienso que si en algún momento nos separamos, no me gustaría ser señalada como la mujer que “no hizo nada para mejorar las cosas”. Realmente, mi personalidad (inquieta) no me permite acomodarme a la posición de esperar que el tiempo diga, o que el tiempo demuestre quien hizo qué. Prefiero ser recordada como una persona que lo intentó todo por su familia. Si al final las cosas no resultan, estaré en paz conmigo misma por haber hecho todo lo que pude.

Una vez en un curso me dijeron esta frase que acogí como una de mis frases alentadoras: “las respuestas las buscamos fuera de nuestro circulo cercano, pero al final las respuestas están en tu familia; tienes que volver al origen, a donde pertenecen tus raíces”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s